Introducción

Un grupo de amigos de Puerto Rico esta preparando una peregrinación a Santiago de Compostela en Septiembre/Octubre del 2008. En estos momentos ya están "matriculados" 2 personas: Pablo Rullan Vargas y Manuel Díaz López. Es la segunda vez que Pablo y Manuel hacen el Camino; la primera vez fue el Camino Francés (que lo hicieron hace 2/3 años) de St. Jean Pied de Port en Francia hasta Santiago (básicamente de este a oeste) y esta vez, la Vía de la Plata de Sevilla a Santiago, o sea de sur a norte.

Hemos creado este blog para que podamos comunicarnos durante el Camino. Queremos utilizarlo para narrar nuestras experiencias, colgar fotos, y que sea el vehículo para que se puedan comunicar con nosotros. Estamos bien motivados y emocionados con esta aventura que sin duda nos llevara a experimentar momentos inolvidables. Creemos que nos marcara para siempre como nos marco el Camino Francés hace ya varios años. Son experiencias que no se olvidan y siempre recordamos. Esta es nuestra primera reflexión y, una, de muchas.

Nuestra intención es escribir sobre nuestro recorrido en cada etapa. Trataremos de hacerlo a diario pero no siempre vamos a tener disponible la entrada al Internet ya que en algunos lugares no hay acceso. Lo que queremos decir es que habrán algunos días que no podremos entrar comentarios al blog por no tener acceso al Internet; sin embargo, nos debemos ponernos al día tan pronto lleguemos a algún lugar que sí tenga acceso al Internet.

Nuestras notas y diarios (ya de lleno en el camino) se publicaran en el blog comenzando con el más reciente después de la Introducción. Sin embargo, siempre pueden acceder notas y diarios anteriores yendo, en la parte derecha, al “archive” y ahí tendrán una lista de todos los escritos.

Para comunicarse con nosotros, favor utilizar la siguiente dirección electrónica que hemos creado para esta aventura:

boricuasenlaplata@gmail.com

Muchas gracias por seguirnos. Buen Camino.

Manuel y Pablo
Puerto Rico


Posted by Manuel y Pablo at 12:55 PM 0 comments

Tuesday, October 28, 2008

Diario 39 -- Ultimas reflexiones -- Fin del Camino


Fue una buena e inolvidable aventura muy difícil de explicar y relatar. Espero que los diarios que hemos escrito les hayan dado una muestra de esta experiencia que hemos tenido por España. Aunque todos hemos hecho el camino francés, no teníamos idea lo que la Ruta de la Plata nos iba a dar. Formamos un grupo excepcional. Pablo, Julio, y Manuel (que esta escribiendo pero es el mensaje de todos) entramos como amigos y terminamos como hermanos como me dijo Victor Rivera Esteras cuando terminamos el camino francés. No conocíamos a Juan Antonio antes del camino pero esas 2 semanas que pasamos juntos se concreto una buena amistad. Nos reímos un montón con Flannagan; tremendo ser humano. Ya tendremos oportunidad de reunirnos; no creas, Juan Antonio, que te vamos a olvidar y que no vas a saber mas de estos puertorriqueños. Nos gustaría que conocieras a Puerto Rico. Ya hablaremos sobre esto.

Es difícil plasmar en algunas oraciones lo que aconteció en el camino; hay que vivirlo personalmente. Decíamos en el camino que hay que "sudar sangre" y "sufrir en silencio”; lo decíamos en broma pero en algunas momentos fue una verdadera realidad.

Conocimos un buen número de personas interesantísimas. Agustín nos marco con su singular personalidad que siempre decía lo que pensaba. Nos ayudo mucho y siempre nos buscaba y se preocupaba cuando no nos veía. Gracias por todo, Agustín; no te olvidaremos.

Aquellos que lean estos diarios y están interesados en hacer el camino, les exhortamos que se envuelvan en esta experiencia tan edificante tanto para el lado físico como el espiritual. No se van a arrepentir. Hay que sacrificarse pero al final se olvida todo. Ninguno de nosotros se va acordar mucho de esos momentos que sufrimos pero si de aquellos que nos reímos y que compartimos con otros.

Los que decidan recorrer La Plata, los felicitamos de antemano pero sin olvidar que la caminata requiere una buena preparación física ya que caminar sobre 40 kilómetros ocasionalmente con mochila es fuerte. También una preparación emocional es importante para poder sobrellevar periodos de soledad y la vida en ciertos modos frugal del peregrino que tiene que convivir con muchos otros, en albergues comunitarios por ejemplo, durante esos días. Mas que nada, es necesario tener una buena disposición para que su mente pueda controlar las dolamas de músculos y huesos ("mind over body" como diría Pablo) lo que lo convertirá en un digno platero quizás merecedor de esa exclusiva Orden de los Caballeros (o Mujeres) de la Sangre Vertida en el Camino.

No quiero terminar sin dar gracias a todos los que nos apoyaron enviándonos notas y mensajes a traves de nuestra dirección electrónica. Familiares, especialmente nuestras esposas, han estado siempre con nosotros desde el principio y sin la ayuda de ellas y cooperación no hubiéramos llegado hasta el final. Muchas gracias. Como todos los que han hecho el camino saben, el recibir una nota de un ser querido te transporta a ellos y te sientes que no estas solo en esta aventura.

Que tengan un Buen Camino. Un abrazo de los hermanos Plateros a todos. Manuel, Pablo, Julio, y Juan Antonio se despiden.

Sunday, October 26, 2008

Diario 38 -- Puente Ulla a Santiago de Compostela (20.3 kms)


Me sentía con fuerzas para dominar la última etapa de esta gran aventura que nunca me olvidare. Mis compañeros Pablo, Julio y Juan Antonio pensaban lo mismo. Aunque tropezamos un poco, saltamos par de etapas, la realidad es que habíamos caminado casi 1,000 kilómetros. Nos sentimos orgullosos de ser plateros.

Salimos del albergue y rápido encontramos el camino. Subimos por pista forestal, entre eucaliptos, al pie del Pico Sacro. Seguimos hasta encontrar la capilla de Santiaguiño y la fuente con el relieve del milagro de los toros bravos de la Reina Lupa, que guardaban el Pico Sacro y que se amansaron para transportar el cuerpo del Apóstol Santiago.

Ya estamos muy cerca de Santiago. Pasamos por Lestedo y después Susana. El libro de referencia indica que faltan menos de 9 kilómetros a el centro de la ciudad de Santiago, o sea la Catedral (Julio, en este caso, es una verdadera catedral). Continuamos subiendo y llegamos a Piñero donde nos refrescamos y descansamos en un bar que nos trataron de maravilla. Hablamos con algunos de los parroquianos en el bar. y estaban asombrados que veníamos de Sevilla. Uno me pregunto si éramos españoles por el castellano que hablábamos: le dije que éramos puertorriqueños y un español (Juan Antonio) pero cuatro de 400 millones de hispano parlantes que hay en el mundo. De esos, España solo tiene 45 millones. Continuamos subiendo por las calles del pueblo de Piñero; mas tarde por Angrois y ¡ por fin !, por el camino real, entramos a Santiago.

Con los pies sobre la calzada romana, divisamos con emoción las torres de la catedral sin percatarnos que todavía nos faltaban 2 kilómetros para llegar. Tomamos las correspondientes fotos para plasmar esa imagen (ver archivo de fotos) y seguimos caminando. Subimos empinadas cuestas y entramos por la puerta de Mazarelos, única que queda de la antigua muralla. Estos últimos pasos se hacen con la emoción de llegar hasta el centro y la catedral olvidándonos del cansancio acumulado durante tantos días de duro caminar. Con felicitaciones y gozo, llegamos a la Plaza de la Quintana y seguidamente, antes de llegar a la Plaza del Obradoiro, pasamos por la Casa del Peregrino donde en el segundo piso se obtiene la Compostelana y el último sello en las credenciales. No había mucha gente y los cuatro obtuvimos el documento con nuestro nombre en latín rápidamente. La gente que nos atendió fue muy amable y gentil. Después, entramos con mucha satisfacción y emoción a la Plaza del Obradoiro. Eran las 14:00. Nos abrazamos. Llegamos finalmente. Todo se cumple como dice el refrán del camino.

Fuimos a comer algo (tapear) cerca de la catedral y al lado de una agencia de viajes ya que tenia que conseguir un vuelo a Barcelona. Mi esposa ya había llegado a España y, junto a otros amigos, estaban esperándome en Girona cerca de Barcelona. Pablo regresaba conmigo; Julio se quedaba uno o dos días más en Santiago y despues quería irse a Andalucía y recorrer todo el sur de España hasta llegar al peñón de Gibraltar; Juan Antonio se quedaba hasta el sábado en Santiago y después se marchaba hacia Barcelona donde vive.

Después de comer y arreglar los pasajes (Pablo y yo conseguimos boletos para mañana viernes a las 13:00), nos fuimos directamente al hostal donde nos íbamos a quedar (Hostal La Salle, no muy lejos de la Catedral con un precio buenísimo - 15 euros por persona -). Llegamos al hostal, nos aseamos y preparamos nuestras cosas. Antes habíamos pasado por el correo y recogido las maletas que habíamos enviado desde Salamanca. Tiramos (botamos) todas las prendas de vestir que ya estaban hechas un desastre por la caminata incluyendo las botas de Pablo y su poncho todo roto. Fue realmente un placer ponernos la ropa limpia que teníamos en la maleta incluyendo unas camisetas de la Ruta de La Plata que Juan Antonio diseñó (con buen gusto -- una faceta de nuestro amigo que no conocíamos) y nos regalo. Las camisetas son negras con el dibujo de la Junta de Extremadura del Camino (unas líneas amarillas cruzando el Arco de Cáparra) y que también dice: De Sevilla a Compostela -- 2008. Precioso. Gracias, Flannagan. Nosotros, a su vez, le regalamos a Juan Antonio una camiseta amarilla de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Puerto Rico que teníamos extra con su "logo" y nuestra bandera. Juan Antonio, que se emociona con mucha facilidad, sintió el momento.

Fuimos todos a cenar cerca del hostal; nuestra ultima cena como peregrinos. Nos sentíamos bien. Misión Cumplida. Nos retiramos a dormir. Mañana escribo el último diario, incluyendo mis últimas reflexiones de este maravilloso camino, y damos final al blog después de colgar todas las fotos que tenemos; no hemos tenido esa oportunidad.

Hasta mañana. Manuel

Friday, October 24, 2008

Diario 37 -- Cea a Estacion de Lalin por autobus (33.5 kms) y a Puente Ulla caminando (35.4 kms)


De Cea a la Estacion de Lalin viajamos por autobus. Nos montamos en una guagua grande escolar a las 8:30 en Cea y continuamos hasta Castro Pozon donde otra guagua, mas pequeña, nos llevo a Lalin. En Castro Dozon, mientras esperabamos a la otra guagua, desayunamos en un bar. Todo este tinglado fue montado por Juan Antonio, alias Flannagan, que se las sabe todas en el buen planeamiento de las cosas. Todo funciono de maravilla.

La pequeña guagua nos llevo hasta Lalin donde empezamos a caminar en direccion a Puente Ulla. El trayecto de Cea a Lalin nos costo 20 euros por los cuatro que fue una verdadera ganga gracias a Flannagan. La caminata en direccion a Puente Ulla nos llevo a Silleda (mitad del camino) pero no sin antes disfrutar de un bellisimo puente romano en Taboada denominado puente Taboada con una curiosa inscripcion grabada en una peña cercana. Aqui en Taboada, una pequeña aldea que creo que viven 10 personas a lo maximo, estuvimos hablando con Doña Maria que lleva en este pueblo 65 años; es de Silleda y se mudo a Taboada cuando tenia 20 años. Vive con su esposo que tiene la misma edad. Muy gentil, Doña Maria, nos ofrecio comida y agua; aceptamos agua de una fuente cerca de su casa.

Entramos a Silleda bordeando la ciudad por la calzada romana. Subimos y bajamos varias veces hasta llegar a el centro de la ciudad (bastante grande la ciudad) donde nos paramos a comer e un bar. Estabamos bien cansados y mis pies (especialmente el izquierdo) no resistia mas. Las cuestas y la bajada a Silleda aparentemente me lastimo mas el pie y me dolia mucho). Comimos en el bar y descansamos un buen rato. Nos sirvieron unos garbanzos en sopa que estaban de maravilla y , de segundo, carne. Yo no me sentia bien de los pies (ya habiamos caminado 18 kilometros) y pense que si seguia caminando hasta Puente Ulla, no iba a estar en condiciones de entrar a Santiago mañana caminando. Decidi parar y tomar un taxi hasta Puente Ulla. Pablo y Julio estuvieron de acuerdo; Juan Antonio, que habia salido adelante (no comio con nosotros), decidio seguir caminando pero sin mochila (nosotros se la llevamos en el taxi). De nuevo, mi decision fue tomada para poder llegar a Santiago el proximo dia. Creo que si seguia caminando, no hubiese tenido fuerzas para llegar.

Llegamos a Puente Ulla en taxi. El albergue se encuentra bastante bien alejado del pueblo. Eran las 15:00 y ya en el albergue se encontraba un peregrino de Valencia y otro de Alemania (se habian encontrado varias etapas antes y caminaban juntos). Nos aseamos y descansamos un poco. Mis pies no estaban muy bien pero confiaba que este descanso iba a ser muy beneficioso. Caramba, solo faltaba una etapa hasta Santiago. Ya llevabamos recorrido mas de 900 kilometros y lo ibamos a hacer.

Llamamos a Juan Antonio que todavia se encontraba en el camino y le pedimos que comprara algunas cosa para comer incluyendo atun, pan y vino. El estaba ya bastante cerca. Comimos lo que Juan Antonio trajo mas algunas cosas que teniamos en la mochila. Estuvimos hablando con el Valenciano un buen rato mientras cenabamos. La hospitalera habia llegado unas horas antes para sellar nuestras credenciales.

Se estaba haciendo bien tarde y nos retiramos a dormir. Tan solo nos esperaba una etapa mas para llegar al fin. Creo que todos estuvimos de acuerdo que este camino es fuerte y retante, estar caminando casi 40 dias sin parar te exige mucho fisicamente y mentalmente. Yo no era la misma persona que comenzo. No es facil.

Hasta la proxima. Manuel

Dairio 36 -- Ourense a Cea (21.6 kms)


La salida de Ourense puede hacerse por 2 caminos distintos que confluyen en Casasnovas. Por recomendación de Agustin (que había hablado con el hospitalero en el albergue), decidimos irnos por la ruta por Amoeiro. Habíamos desayunado en el mismo bar que cenamos anoche; como ayer, el servicio fue excepcional.

Salimos de Orense cruzando el río Miño por el grandioso puente romano. Un poco más adelante nos desviamos hacia el pueblo de Canedo que esta prácticamente unido a Ourense. Tras atravesar un pequeño túnel de ferrocarril comienza una fuerte subida llamada costiña de Canedo, antigua calzada romana que hoy desgraciadamente esta asfaltada. La subida de 2 kilómetros es brutal con un ángulo de casi 20 grados; fue extremadamente fuerte y llegamos a la cima sin aliento. Todos la subimos pero el "el caballo" Rullan fue el mejor que llego. A más de la mitad de la subida, un coche conducido por una monja de "caritas" le dio "pon" a Juan Antonio; ninguno de los otros tuvimos esa suerte. La monja le dijo a Juan Antonio que 2 o 3 veces pasa por esta cuesta y cuando ve a un peregrino, lo lleva hasta la cima. En un rotulo de piedras (ya en la cima) casi sin poderse leer, vimos que solo nos faltaba 99 kilómetros para llegar a Santiago. En cierto modo esto nos motivo a seguir adelante y cumplir nuestro cometido.

Seguimos el camino y cerca de Reguengo, un vecino nos dice que si queremos comer un buen pulpo, vayamos a Amoerio a solo 2 kilómetros del camino. Era día de pulpería y hoy le tocaba a Amoerio. La oferta era tentadora y todos decidimos desviarnos un poco y llegar al bar de Victoria donde comimos un buen pulpo a la gallega a 6 euros la ración (los pulperos están en la calle y preparan el pulpo que sirven en los bares con un arreglo especial con los dueños; estos pulperos van de pueblo en pueblo) y después tomamos un delicioso fricase de ternera muy bien hecho (se parecía a nuestra carne vieja) con un buen vino de la región.

Después de comer caminamos hacia Casasnovas primero por carretera y luego por la calzada romana o camino real. En Casasnovas nos paramos a refrescarnos. Ya eran las 19:00 y pronto iba a oscurecer. Nos quedaban 2 kilómetros a Cea por camino/calzada. Proseguimos y pronto ya vemos a Cea con su albergue municipal dentro del casco viejo, antiguo pazo, recientemente reconstruido. Aquí, ya encontramos a Agustín y los Andaluces que habían llegado mucho antes.

Ya era de noche cuando llegamos a albergue. Nos aseamos y después de refrescarnos, salimos a tapear a un bar cercano muy cerca de la famosa plaza del reloj, de planta cuadrangular, con cuatro arcos en la base y una fuente en cada esquina.

Cea es famoso por su pan de horno de leña que todavía se conservan. Lo pudimos comprobar; es excelente. Tiene denominación de origen como los vinos famosos. Esto me acuerda el queso de Casar de Cáceres que también tiene su denominación; si no es de allí, no es el genuino. Este queso de Casar de Cáceres es famoso por todo el mundo; un amigo de PR. Carlos O. Rodríguez, me pidió que le trajera una bola (como así se empaca) del queso.

Después de tapear algo, nos retiramos a dormir. Ya era bastante tarde. Esa noche decidimos entre todos saltarnos una etapa ya que queríamos llegar a Santiago el jueves. Hicimos los preparativos correspondientes (en eso, Juan Antonio es un maestro-- el hizo todos los contactos) para que una guagua nos recogiera y nos llevara a la Estación de Lalin (33.5 kilómetros). Aunque estábamos en condición de seguir caminando (incluso yo), debía de estar en Santiago el jueves para así marcharme a Cataluña el viernes donde me esperaba mi esposa Martha y unos amigos que se iban a quedar con nosotros. Pablo también se quedaba conmigo y partía a Cataluña. Julio tenía planes de irse hacia el sur y regresar a Andalucía; quería llegar hasta el peñón de Gibraltar. Juan Antonio se quedaba en Santiago hasta el sábado y regresaba a Barcelona.

Hasta la proxima. Manuel

Thursday, October 23, 2008

Diario 35 -- Xunqueria de Albia a Orense (21.6 kms)


La etapa de hoy es mas llevadera y llana. Desayunamos en el centro del pueblo y compramos frutas para el camino. Casi toda la ruta es por carretera; paramos a almorzar cerca de Orense donde comimos el menú del día. Yo me sentía mucho mejor. El descanso del día anterior me vino bien. Sin embargo, estaba caminando bastante lento y con cuidado para no lastimar mas el pie.

Pasamos varios pueblos pequeños alrededor de Orense hasta llegar cerca del casco viejo y el albergue municipal que esta muy bien y es muy cómodo Ya estaba Agustin esperándonos; nos aseamos y fuimos a comer en un bar muy cerca que estaban cerrando pero el dueño nos dijo que nos preparian algo sencillo. Tomamos huevos con jamon y patatas; antes, ensalada verde con atún. No estuvo mal.

Se me había olvidado comentar que Georgie me llamo ya hace unos días y me dijo que había llegado con La Sevillana a Santiago. Estaba bien contento y nos deseo suerte. También nos dijo que estuvo en Portugal; el camino pasa muy cerca de la frontera. Creo que vi un rotulo en algún momento que la frontera estaba a 40 kilómetros.

El hospitalero de el albergue de Orense nos dijo que debíamos estar antes de las 22:30 en el albergue. Sin embargo, me permitio utilizar el ordenador todo el tiempo que quisiese y estuve en el hasta tarde en la noche actualizando el blog. Todos ya estaban dormidos. Me retire a dormir a las 3:00.

Hasta la proxima. Manuel

Sobre la extraordinaria y muy bonita ciudad de Ourense: son muchas las huellas de la presencia romana en Ourense: el puente de origen romano sobre el río Miño, los lavaderos de oro para extraer este metal precioso de las arenas del río, así como algunos restos, de los que destaca un ara dedicada a las ninfas de los manantiales termales, existentes en las Burgas. Los reyes suevos Teodomiro y Miron establecieron aquí su corte y parece que Carriarico en el siglo Vl, comenzo la construccion de la primera catedral. Abdelazis, hijo de Muza, los normandos, y finalmente Almanzor, arrasaron la ciudad en tres ocasiones, hasta que con la repoblacion definitiva llevada a cabo por Sancho ll, comienza un periodo de tranquilidad y esplendor para la ciudad. A partir de este momento, sera un lugar obligado de paso para los peregrinos procedentes de tierras portuguesas y del oeste español a traves de la Via de la Plata.

El camino entra en la ciudad a la altura de la Alameda y donde luego nos conducen a las Burgas. Estas fuentes termales son origen de distintas leyendas que atribuyen a su procedencia a un volcan dormido o que mana de los pies del Santo Cristo de la Catedral. Lo que si es cierto, es su utilizacion desde epoca romana, como termas. Desde las Burgas, se llega a la Praza Maior. Desde la Praza, se llega a la catedral de San Martiño, construida entre los siglos Xll y Xlll. De la catedral y desviandose del camino, puede llegarse hasta el claustro de la Iglesia de San Francisco y muy cerca el albergue.

Diario 34 -- Laza a Xunqueria de Albia (33.8 kms)


Fuimos a desayunar en un bar en Laza y procedimos a caminar en dirección a Soutelo Verde y Tamicela. No me sentía muy bien y las ampollas del pie izquierdo me estaban afectando mucho. Cada vez que pisaba, me dolía. Cometí un error: le había puesto una piel de plástico a la ampolla y cuando me la quite, desgarre la piel y se quedo la parte si ninguna protección. Encima de eso, estaba cansado y ya no me quedaban fuerzas. Me costaba caminar y lo hacia bien lento. Era como si el camino se me cayó encima esa mañana.Julio estaba cansado también y estaba un poco afectado de la espalda (la subida a Lubian fue bien fuerte y le afecto un poco) aunque de piernas y pies estaba bien. Pablo es el mejor que estaba de todos nosotros; obviamente cansado pero muy bien de los pies. De hecho, en ese momento le empezamos a llamar Pablo "el caballo" Rullan por su estamina y fuerza. Juan Antonio se sentía bien pero también sus piernas estaban dolidas e hinchadas.

Cuando llegamos a Tamicela (6 kilómetros), no pude mas. Cansado, sin fuerzas, y los pies hecho polvo tome la decisión de parar y descansar. La fuerte subida que nos esperaba ponía mas difícil la situación. Llame a un taxi de Laza para que me recogiera y me llevara al albergue de Xunqueria. Pablo y Julio en solidaridad se quedaron conmigo y pararon también. Juan Antonio estaba bastante al frente y no se entero que habíamos llamado un taxi. Se lo dijimos mas tarde por teléfono.

Fue una decisión bien fuerte, difícil, pero necesaria. El camino es fuerte y sacrificado; no es fácil. Hay que tratar lo máximo pero se llega a un punto. Necesitaba descansar el pie y recobrar fuerzas para seguir y poder caminar a la catedral de Santiago. Le agradezco a Pablo y a Julio que se quedaron conmigo y me apoyaron.

El taxista, Pepe, uno de dos taxistas que trabajan en Laza nos recogió en Tamicela. Unos minutos mas tarde me llamo Juan Antonio desde Alberguera (ya había llegado a ese Pueblo no muy lejos de Tamicela) y me dijo que el dueño de un bar del pueblo (bar del Peregrino) conocía un puertorriqueño que conoció en Barcelona y que aparentemente era yo. Describió a una persona que vivía en Barcelona (cerca), trabajaba en una multinacional, y otras cosa que menciono que Juan Antonio rápido dedujo que era yo. Le explique a Juan Antonio que estábamos en un taxi en dirección a Xunqueria y que me esperara allí en el bar.

Da la casualidad que cuando yo vivía en Barcelona hace 25 años, conocí a Lucas, un gallego, que tenia un bar en Esplugas de Llobregat muy cerca de donde yo vivía y a las afueras de Barcelona. Se había ido de Cataluña a Galicia (ya yo me había marchado de España) y después de varios traspiés, tropiezos, y varios proyectos, etc., termino montando un bar del peregrino en el camino. El lugar esta precioso lleno de conchas y "souvenirs" de todos los peregrinos que pasan por el bar. Al vernos, nos abrazamos efusivamente y no lo podíamos creer que después de 25 años no viéramos en Galicia y en esta circumstancia. Se acordó de la botella del ron Barrilito que le traje de Puerto Rico. Tengo todavía unos cuadros que el me vendió de un pintor gallego a un buen precio. No lo podía creer. Así es el camino; te sorprende cuando tu no lo esperas. Le deje la bandera de Puerto Rico que tenia colgada en mi mochila y Pablo le dio todos los coquis que tenia para que los repartiera. El nos dio un montón de "pins" de Santiago con la concha. Muy bonito. Nos despedimos y Pepe nos llevo a todos al albergue de Xunqueria. Cuando llegamos estaba cerrado pero Juan Antonio consiguió la llave de un bar cercano. Eran las 14:00.

Empezamos a lavar la ropa y descansar. A las 15:00 llego Agustin y pronto empezaron a llegar otros peregrinos. Se estaba llenando el albergue que estaba muy bien y muy completo. Comimos los bocadillos que teníamos en la mochila y el resto de la tarde descansamos. Yo necesitaba ese descanso. Empecé a escribir en mi libreta ( primero escribo los diarios en la libreta y luego los paso a el blog en la computadora) y descansar el pie.

Mas tarde, salimos al pueblo a cenar algo ligero. No habían muchas alternativas y paramos en un bar a comer bocadillos con un buen vino de la casa (Ribeiro). Regresamos al albergue y nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 33 -- A Gudiña a Laza (34.4 kms)


Después de desayunar en el bar El Peregrino, salimos de A Gudiña por una carretera comarcal. Tuvimos una hora de trayecto por paisajes ondulados pero casi siempre por carretera pasando el embalse de las Portas que se veía con poca agua. Pasamos varias aldeas pero todas sin gente aunque se ven indicios que la tierra esta trabajada.

Llegamos a Campobecerros después de subir y bajar continuamente; la ultima bajada fue brutal con muchas piedras de diferentes tamaños que cúesta el pisar en firme y son peligrosas. En el primer bar del pequeño pueblo, nos tomamos algo y nos comimos un bocadillo de jamon que habíamos comprado en A Gudiña. El bar estaba lleno de personas del pueblo; era un sábado y las 14:00 horas. Seguimos en dirección a Porto Cambo cuando me di cuenta que había perdido el "jacket". Aparentemente se salio de un gancho que tenia en la mochila y se desprendió en algún momento despues de salir del bar. En Porto Cambo, me acerque a una casa ya que vi un carro en el garaje y, al ver el dueño, le conté mi problema y le pedí que me llevara a Campobecerro a buscar el jacket. No titubeo y rápidamente nos montamos en su carro (los muchacho se quedaron en el pueblo). Llegamos a Campobecerro y vimos el jacket colgado de un balcón en una casa cerca del bar. Aparentemente alguien lo había encontrado en el piso y lo dejaron en el balcón. Así es el camino; lleno de sorpresas. El señor me llevo de regreso donde Pablo, Julio, y Juan Antonio. Tremendo ser humano este vecino de Porto Cambo; dejó lo que estaba haciendo para hacer un favor. Esta persona vive permanentemente en Vigo y tiene esta casa de segunda residencia en Porto Cambo.

Después de Porto Cambo, rodeamos un monte altísimo por una pista asfaltada que nos tomo muchas horas por la distancia hasta que finalmente llegamos a As Eiras un pueblo a 8 kilómetros de Laza. Bajamos el monte por carretera por los 8 kilómetros y, aunque la bajada fue gradual, fue bien fuerte especialmente para mí por el problema de las ampollas y la rodilla. La noche nos cogio en el monte; aunque el camino al final nos lleva fuera de la carretera, decidimos quedarnos los últimos 2 kilómetros en carretera por seguridad. Matarse en una vereda de noche en el monte puede ser peligroso y además puede uno tropezar y caerse. Supimos después que viven lobos en el monte.

Al albergue en Laza llegamos a las 21:00. Agustin que ya había llegado, estaba preocupado. Encontramos un montón más de peregrinos que no habíamos visto antes. Nos encontramos con Irlandeses (pareja con su hijo de 10 años), ingleses, y andaluces que aparentemente empezaron el camino en A Gudiña o cerca para hacer los últimos kilómetros a Santiago.

Comimos algo que habían preparado unos peregrinos y, bien cansados y adoloridos, nos acostamos a dormir. Fue un día largo y difícil. Mis pies estaban explotando.

Hasta la proxima. Manuel

Sunday, October 19, 2008

Diario 32 -- Lubian a La Gudiña (23.5 kms.)


Salimos de Lubian por una pista de concreto hasta el Santuario de la Virgen de la Tuiza y luego el inicio de la subida al puerto de la Canda. La subida es brutal (empinada, muchas piedras, difícil); llegamos a la cima donde vemos el rotulo de la provincia de Orense. Ya estamos en Galicia y dejamos Castilla-Leon. La vista desde lo alto es preciosa. Valió la pena la subida. Aprovechamos y tomamos un largo descanso comiéndonos unas frutas que teníamos en la mochila. Hacia un viento salvaje y teníamos frío pero con el sol en frente. Nos sentíamos bien pero cansados.

La bajada no fue tan fuerte como pensábamos. Seguimos hacia Vilavella donde nos paramos a comer en un hostal. Nos tomamos el caldo gallego de primero y merluza/lomo de cerdo de segundo. Aunque el caldo estaba bien, no compara ni tiene el sabor del que comemos en Puerto Rico (en mi humilde opinión) especialmente el que tomamos en El Antiguo Bilbao en Puerto Nuevo (avenida Roosevelt). Aprovecho esta oportunidad para saludar a todo el personal del Bilbao y su gran clientela.

De Vilavella seguimos el camino conducidos por la flechas amarillas pintadas en enormes piedras de granito, muy abundantes por estas tierras. El camino esta bastante empedrado poblado de robles y brezas por zonas de hermosos prados a veces encharcados donde se salva el agua caminando sobre grandes losas de granito que gentilmente ha colocado la Xunta de Galicia (gobierno de la comunidad autónoma Gallega).

Finalmente llegamos a La Gudiña (A Gudiña en Gallego) situada en las estribaciones de los sistemas montañosos que dividen las provincias de Orense y Leon. Fuimos directamente al estupendo albergue municipal muy bien equipado. Después de asearnos, fuimos a cenar al Bar del Peregrino donde nos atendieron muy bien. Juan Antonio estaba en control de la situación y manejando muy bien todo. Cenamos caldo Gallego y pulpo a la gallega con patatas que estaban bien deliciosos. Una super bienvenida gastronómica a Galicia.

Después de comer y probar el ya protocolario chupito de orujo, regresamos al albergue a dormir. Como a las 1:00, cuando todos estábamos dormidos, escuchamos a gente tocando fuertemente la puerta del albergue. Cuando alguien le abrió, entraron el Canadiense y la Alemana totalmente borrachos y haciendo un montón de ruido. Se habían quedado en el bar tomando chupitos de orujo de yerbas que es bastante dulce y mortal para el que toma de mas. Formaron un escandalo cuando entraron; el Canadiense no encontraba su cama de dormir y empezo a meterse en otras camas. La alemana, mas recatada, se fue a su sitio sin problemas. Se formo un pequeño caos y todos el mundo se despertó. Después de varios gritos y amenazas, el Canadiense se recogió en su sitio. Empezo a cantar en sueños mas tarde. Un verdadero desastre. Moraleja: beber prudentemente.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 31 -- Puebla de Sanabria a Lubian (31.2 kms)


La mañana estaba super fría cuando salimos de Puebla. Estimo que la temperatura estaba entre 3/4 grados centígrados -- bastante frio para la poca ropa que llevábamosy yo en pantalones cortos. No es fácil. Pasamos cerca del casco viejo con el castillo levantado en el siglo XV por Rodrigo Alonso Pimentel pero no entramos. El castillo es imponente y mira toda la ciudad abajo.

Seguimos por la carretera unos cuantos kilómetros hasta llegar a Terroso, un pueblo sin mucha actividad. Antes de llegar a Terroso, pasamos cerca de un rio pero no tuvimos que cruzarlo. Las flechas estaban claras. Supimos mas tarde que el peregrino Canadiense de Quebec se confundió y cruzo el río mojándose bastante ya que estaba bastante crecido. Este mismo peregrino se confundió en otra ocasión y siguió en ruta a Portugal; se dio cuenta antes de obviamente llegar a la frontera (que esta bastante retirada) pero de todos modos tuvo que caminar un buen numero de kilómetros de mas. Así es el camino; hay que estar bien atento a las marcas. Pablo sabe mucho de eso.

Aquí viene nuestra aventura. Entre Terroso y y el proximo pequeño pueblo, nos perdimos. Seguimos las flechas pero nos llevaron a 2 caminos que aparentemente no conducían a ningún sitio. En lo que Pablo y Julio exploraban los 2 caminos, yo me quede con Juan Antonio a ver que pasaba. Ninguna de los 2 caminos era bueno y tuvimos que regresar y tomar la carretera. Agustin después nos dijo que el había dejado unas marcas pero no las vimos. Perdimos como una hora y caminamos 2 kilómetros de mas por un camino bastante fuerte y una cuesta bien empinada. En Requejo, el proximo pueblo, nos comimos unos bocadillos de chorizo local en un bar y vimos la edición escrita de la "Opinión" donde estaba nuestras fotos y el reportaje. Ya pondré un enlace hasta la pagina web de este periódico local. Nos sentimos bien y el reportaje lo encontramos bien objetivo.

De Requejo, subimos por la carretera hasta el puerto de Padornelo a 1323 metros. La subida fue bien fuerte; casi 12 kilómetros. Pablo se fue adelante (nosotros nos quedamos un rato mas en el bar) y nos espero en el Bar Silva después del túnel de Padornelo. De hecho, Pablo le metió mano a esa gigantesca cuesta como si nada mientras Julio, Juan Antonio y yo poco a poco lo logramos. Después del túnel y ya en el bar Silva, la propietaria nos atendió muy bien y ella nos dio varios "tips" para llegar a Lubian mas cómodamente;nuestro objetivo era llegar a Lubian y pasar la noche en ese albergue.

El camino a Lubian nos llevo por un sendero bien pedregoso y difícil (Agustin lo llamo "infernal"). Ya era de noche en el bosque cerca de Lubian cuando llegamos al albergue a las 20:30 donde nos recibió Agustin (que ya había llegado mas temprano y Julio le empezo a llamar "flecha veloz") y otros peregrinos (alemanes y el Canadiense de Quebec). La administradora del albergue nos sello la credencial. El bar estaba lejos así que comimos lo que teníamos disponible en nuestras mochilas mas alguna otra cosa que encontramos en el albergue. El Canadiense que fue por cigarrillos al bar, nos trajo vino. Cenamos bien y estábamos muertos.

El albergue es bastante simple pero estaba bien cuidado por la administradora. Nos trajeron mantas para el frío aunque tambien tenían varias estufas para calentar el ambiente. Nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 30 -- Rionegro del Puente a Puebla de Sanabria (41.5 kms)


Salimos de Rionegro del Puente bien temprano ya que nos espera una etapa bien larga y fuerte. No hay bar abierto así que decidimos desayunar en el proximo pueblo, Mombuey. Empezamos a caminar por la parte atrás del albergue y ya rápidamente tomamos el camino. Son 8.5 kilómetros a Mombuey que lo hicimos en 2 horas y desayunamos en el primer bar que vimos. La ruta a Mombuey fue bastante llana aunque nos llevo por senderos bien estrechos y con mucha yerba seca y bastante alta. En el bar tenían una tortilla de patatas extraordinaria que la devoramos con mucho gusto; compramos pan, frutas y jamon para consumirlo en el camino ya que no hay bares disponibles hasta Asturianos, 17 kilómetros de Mombuey.

De la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asuncion en Mombuey, sobresale la torre/fortaleza , propia de los templarios, construida durante el siglo Xlll. Caminamos por varias pistas forestales, cruzando varios pueblos sin mucha actividad hasta llegar a Asturianos donde comimos en un bar que tenían una sabrosa sopa de mariscos. Exactamente lo que queríamos. Ya era bastante tarde (16:00) y nos quedaban 16 kilómetros a Puebla de Sanabria. En algún momento del camino, me llamo la reportera del periódico La Opinión y me entrevisto acerca del ser el peregrino numero 1000 en llegar a Rionegro este año. Me dijo que iba a salir en la proxima edición.

En el camino a Asturianos, Pablo diviso unos ciervos cruzando el camino. Yo también los vi después que Pablo me lo menciono. En toda esta parte, hay bastantes ciervos que en época de caza, me imagino, son buenos blancos de los cazadores.

Agarramos el camino por una senda difícil con bastante maleza, que nos llevo a la carretera vieja. Esta después desemboca en la nacional (N-525) que tomamos para llegar a Puebla. Estuvimos caminando en la nacional por casi 8 kilómetros y se estaba poniendo de noche. Llegamos a Puebla a las 20:30 super cansados y ya era de noche. Estábamos exhaustos después de casi 42 kilómetros caminando (un maraton).

El albergue privado que nos quedamos estaba bien pero un poco caro (12 euros). Tenia, sin embargo, un baño espectacular y una buena cocina que la utilizamos para hacer una sopa de fideos (aquí, Juan Antonio fue el protagonista), lomo de cerdo frito, y otras cosas que teníamos en la mochila de la compra en Mombuey. Todo eso lo bajamos con vino tinto de la región.

Nos retiramos a dormir. Ya era bastante tarde.

Hasta la proxima. Manuel

Friday, October 17, 2008

Diario 29 -- Santa Marta de Tera a Rionegro del Puente (27.5 kms)


Salimos de Santa Marta de Tera por el camino paralelo a la carretera pasando por el río Tera. Habíamos desayunado lo de siempre en el bar del pueblo al frente del albergue. La hija de la dueña del bar le estaba dando el desayuno a sus hijos ya que la guagua escolar los venia a recoger a la 9:45; las clases empiezan a las 10:00. Las guaguas escolares recogen a los niños de los diferentes pueblos pequeños y los llevan a la escuela que esta normalmente situada en el pueblo mas grande de la comarca.

El trayecto a Calzadilla de Tera es muy bonito y se mete en un bosque bastante denso. Durante un largo trecho, caminamos a la grata sombra de varias alamedas. Nos cogió la lluvia y nos pusimos los chubasqueros; el primer aguacero del camino. Llegamos a Calzadilla y encontramos que no había sitio para comer y seguimos hacia Ollero de Tera, pueblo siguiente a solo 2 kilómetros.

En Oller, comimos en en bar muy bien atendido por su dueña. Aquí ya pedimos pulpo, señal que nos acercamos a Galicia. La comida fue sencilla pero buena. Salimos de Oller en dirección a Rionegro del Puente. Pasamos el Santuario de Aguavanzul no sin antes pasar por bastantes viñedos degustando tanto las uvas blancas como las rojas. El camino nos condujo hacia el río. Bajamos hacia el y luego subimos (con bastante dificultad tanto las bajadas como las subidas) hasta llegar al inmenso embalse que lo cruzamos. Impresionante ya que estaba al 100% (ver fotos).

Aunque la intención era llegar hasta Mombuey, tomamos la decisión de quedarnos en el pueblo anterior, Rionegro del Puente, ya que era bastante tarde. Llegamos finalmente a Rionegro , una de la poblaciones mas interesantes del camino. En la plaza esta el Santuario de Nuestra Señora de la Carballeda (carballo es el nombre que dan en Galicia a los robles) y al otro lado de la carretera lo que fue hospital de peregrinos. El antiguo hospital de peregrinos fue rehabilitado y ahora funge como albergue municipal. Esta en condiciones óptimas para el peregrino; buenas literas, buenos baños, maquinas de lavar y secar -- en mi opinión, uno de los mejores albergues del camino.

Antes de llegar a Montenegro y subiendo una vereda en el monte, de pronto vi un animal oscuro que de momento me parecio a un oso. Obviamente no era un oso porque no los hay en España (creo) y resulto que era un jabalí. Al verme, se detuvo un momento para rápidamente salir corriendo hacia el bosque. Me lleve un susto. Pablo que venia detras de mi, no lo pudo ver.

Da la grata casualidad, que yo fui el peregrino numero 1,000 en llegar a Rionegro este año y el administrador, Don Eusebio, nos tomo fotos a mi y al grupo para el periódico. Fue una bonita sorpresa y lo celebramos en el bar Central que su dueño es el que administra también el albergue. Comimos muy bien terminando con huevos fritos con patatas y jamon o chorizo. Ya era tarde (22:00) y nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 28 -- Tabara a Santa Marta de Tera (23 kms)


Nos levantamos temprano y fuimos a desayunar a el bar el Roble. Jugo, tostadas, y café para todos excepto Julio, que le metió mano a huevos fritos con jamon y patatas. Agustin no lo creía. Dijo que era una locura comer así por la mañana y que a el no se le ocurriría comer así. Bueno, esto es la costumbre de muchos. Se de varios sitios en que el desayuno es bien fuerte y quizás la comida principal del día. El día estaba frió pero bonito.

Salimos hacia Bercenas de Valverde (14 kms) por una ruta cómoda. En ese lugar no había nada nos dijo una octogenaria del pueblo. Procedimos a seguir hacia Santa Croya de Tera (por el río Tera). Pablo tenia mucha hambre y salio como "cerdo ibérico en busca de bellotas". Se dio una perdida de doble pespunte (como diría el) ya que se tiro al primer pueblo que diviso sin mirar las flechas (camina con la cabeza mirando el suelo normalmente). Tuvimos que esperar 45 minutos a que regresara.

Llegamos a Santa Croya y tampoco había sitio para comer. El dueño del bar Vera nos dijo donde comprar alimentos y nos permitio consumirlo dentro del bar. Muy amable el señor. Comimos jamon, chorizo, lomo, y atún con pan incluyendo queso.

Después de comer, seguimos hacia Santa Marta de Tera donde pernoctamos ese día. El albergue municipal de Santa Marta estaba bien aunque un poco pequeño. Ya que la iglesia (catedral, como diría Julio) del pueblo la están renovando, el albergue se usa como centro de culto en forma temporal.

Después de asearnos, cenamos en el albergue las cosas que quedaban de lo que compramos en la tarde. En el camino, unas señoras que estaban recogiendo pimientos nos dieron unos pocos y Juan Antonio (que le gusta la cocina y es un buen cocinero) los preparo en el microhondas (no había mas nada) con sal, adobo, y aceite de oliva. Estaban deliciosos a pesar de mis originales dudas. Yo no soy muy fanático de los "micros"; solamente los uso para calentar. Después de cenar, nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 27 -- Riego del Camino a Tabara (32.6 kms)


La mañana de hoy amaneció bien fría No queríamos desayunar en el bar que nos tomaron el pelo y, después de contarle a Dorita lo que nos ocurrió ella se ofreció a prepararnos desayuno en su casa por un precio módico. Pagamos 2 Euros por cabeza y Pablo le dio una buena propina que acepto con cierta temeridad. Dorita había preparado café tostadas, Colacao (que Pablo por primera vez probo -- muy popular en el desayuno aquí en España; es como chocolate en polvo que se le añade leche caliente) y madalenas.

Nos preparamos a caminar. Agustin conoció a través del esposo de la bruja (el esposo era una persona bien simpática y nos quería ayudar) un "atajo" que nos iba a ahorrar 5 kilómetros. Consistía en rodear el proximo pueblo, Granja de Moreruela. Lo tomamos y nos perdimos. Llegamos a una cantera y tuvimos que regresar. Perdimos como una hora y no ganamos nada de kilometraje. Así es el camino; a veces los atajos traicionan a uno. No es facil.

Llegamos al río Esla y cruzamos el bello puente medieval. El camino nos llevo hasta la mismísima orilla del río caminando por una vereda bien difícil con muchas piedras. El agua estaba apenas a un metro de distancia. En algún momento, tuve que hasta arrodillarme para subir una piedra bastante alta. Después de subir el acantilado que estaba bien empinado, la cima nos ofrecía unas vistas excepcionales del inmenso río, bosque, y el puente medieval en la distancia (ver fotos).

Seguimos por el bosque en dirección a Faromontana de Tabara. No habíamos comido nada en todo el día excepto algunas frutas. En el bosque por poco nos perdimos. Pablo se fue adelante y se desapareció. Gracias por los teléfonos moviles nos pudimos encontrar finalmente. El se fue por una ruta diferente a las nuestras pero nos encontramos. Ya era tarde (17:00) y estar en el bosque a esa hora y perdido no es muy agradable. Después de caminar unas rectas impresionantes, llegamos a Faromontana. Eran las 18:00. Comimos unos bocadillos de tortilla francesa con jamon en el bar del pueblo y continuamos la marcha en dirección a Tabara.

Llegamos a Tabara y era de noche. Agustin de nuevo nos recibió y fuimos primero a refrescarnos. Aquí se nos unió Juan Antonio Hernandez, amigo de un buen amigo mio Español, que quería hacer el Camino con nosotros hasta Santiago. Juan Antonio ha hecho el camino francés 4 veces y el de la Plata una vez. Muy conocedor del camino y su historia, tambien ha sido hospitalero varias veces en diferentes lugares. Lo recibimos con los brazos abiertos y le agradecimos que estuviera con nosotros y se nos uniera; ya el grupo es de 5 personas incluyendo a Agustin que aunque no camina con nosotros (el es muy rápido), siempre lo vemos en el albergue y comparte con nosotros desayunos y cenas.

Fuimos al albergue municipal que estaba bastante lejos del pueblo. Ya era de noche. Antes pasamos por la casa del "alguacil" (representante del alcalde) para que nos sellara las credenciales.

Después de asearnos, salimos a cenar al Bar los Robles en el centro del pueblo. Eran las 23:00. Comimos paella, lomo, ensalada y postre acompañado por el vino de la casa. Pablo pidió los ingredientes para el trago del peregrino que ejecuto correctamente. Los otros, chupito de orujo blanco.

Salimos del bar hacia el albergue. El cielo estaba estrellado y se veía fastantico ya que la iluminacion en los alrededores era poca. La gente que vive en ciudades no tiene la dicha de ver este espectáculo.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 26 -- Zamora a Riego del Camino (34.4 kms)


Desayunamos todos en un bar en la plaza mayor y Pablo y Julio marcharon a caminar primero. Yo me quede para ir a la biblioteca que abría a las 9:00 para después unirme a ellos en el camino.

La salida de Zamora no fue fácil. De hecho, me perdí en dirección a Roales del Pan, el primer pueblo después de Zamora. Están rehabilitando la carretera y las marcas han desaparecido. Ya a la salida de Zamora, estaba una familia recogiendo uvas (blancas y negras) y me ofrecieron varios racimos que estaban deliciosas.

En Montamarta me encontré con Pablo y Julio. Nos vimos en un lindo bar, bastante nuevo, amplio, y con mucha variedad. Allí tomamos tortilla de patatas, montaditos (pequeños bocaditos), y menestre de verduras. Seguimos hacia Riego del Camino. En esa ddirección pasamos muy cerca del embalse de Recobayo que estaba bastante seco. Vemos las ruinas del Castillo de Castrotorafe, importante enclave medieval y sede de los Caballeros de la Orden de Santiago. Esta ciudad fue capital de esta Orden en el Reino de Leon en el 1176.

Llegamos de noche bien cansados despues de esta larga etapa. El pueblo de Riego, poco habitado, estaba bien oscuro y se nos hizo difícil llegar al albergue. Hacia frío. Agustin por casualidad nos vio (ya había llegado) y nos llevo al albergue. El albergue municipal estaba bien y lo encontramos limpio. Es administrado por Dorita, que también funge como alcaldesa del pueblo. Nos sello las credenciales y nos fuimos a comer rápidamente a un bar del pueblo (el único) que estaba en la carretera.

Comimos en la casa de la bruja (nombre despectivo que le pusimos a la dueña del bar por el mal trato que nos dio y los precios que cobro) y que consistía en ensalada verde con tomate atún, muy simple. De segundo, carne de ternera que estaba bien. El costo lo encontramos altísimo especialmente los regrescosfy el vino. Pablo menciono que nos cobro como si fuera un restaurante de 5 estrellas. Creo que es un abuso a los peregrinos y como saben que no hay mucha alternativa, hacen lo que quieren. Se le informo lo ocurrido a la alcaldesa.

Después de cenar,nos retiramos a dormir. El frío estaba apretando y era bastante tarde. En el albergue también estaba un ingles peregrino además de Agustin.

Hasta la proxima. Manuel

Tuesday, October 14, 2008

Diario 25 -- Salamanca a El Cubo de la Tierra del Vino por autobus (35 kms.) y El Cubo hasta Zamora (33 kms.) caminando


Habíamos decidido saltar esta etapa por los problemas de la autovía y nos fuimos temprano caminando a la estación para coger un autobús de la linea Salamanca-Zamora que pasa por El Cubo. Desayunamos en la estación y compramos los "tickets" (costo: 2.20 por persona) para salir a las 9:00. La guagua salio a tiempo y el viaje duro 30 minutos. Una guagua moderna bien cómoda. Vimos los trabajos en la autovía y confirmamos que fue una buena decisión saltarla.

Cuando llegamos a El Cubo (primera localidad de la provincia de Zamora), nos preparamos a caminar después de tomarnos un café en un bar cerca de donde nos dejo la guagua. Es interesante notar la puntualidad y la buena organizacion del sistema de autobuses en España. Todo funciona como un reloj. Que mucho tenemos que aprender y que bien lejos estamos con la AMA en Puerto Rico si comparamos con España. Es bien penoso decirlo.

Salimos caminando del Cubo retomando la carretera antigua y volvemos a la calzada que va paralela a la vía férrea.

Almorzamos en el primer pueblo que pasamos, Villanueva de Campean, donde nos ofrecieron una buenisima sopa de lentejas. El dueño del bar, persona envuelta en la Asociación de Amigos del Camino de Zamora, nos hablo de la región (La Tierra del Vino) y como el y su hijo le dan el mantenimiento a el camino en términos de flechas, marcas, etc. para ayuda de el peregrino. Ya en ruta hacia Zamora, pudimos tomar unas manzanas directamente del árbol que estaban en su punto. Era un huerto abandonado pero los 3 arboles de manzanas estaban repletos de la fruta.

Antes de entrar a Zamora, vimos a 2 personas con un halcón peregrino. Estaban dándole comida (polluelos) y "ejercitandolo". El halcón se había perdido y regreso al terreno que el dueño utiliza para el ejercicio. Nos retratamos con el halcón.

Entramos a Zamora bordeando el río Duero, por los restos del puente romano y ya reconstruido en el medioevo. Agustin nos recibió cerca del puente y nos llevo al albergue municipal recientemente inagurado en el casco viejo cerca de la biblioteca publica y otros edificios importantes. El albergue esta de maravilla con buenos baños, buenas literas, y muy limpio (tienen hasta un elevador). Nos aseamos y fuimos a cenar con Agustin y un bicigrino del país vasco que nos encontramos. Pablo y Julio se fueron de paella y yo las gambas a la plancha. De segundo, todos nos fuimos con carne. Después de cenar, nos retiramos a dormir.

Zamora es preciosa llena de vestigios romanos y legendarias estructuras medievales. Posee 19 iglesias, en una de las cuales, llamada de Santiago de los Caballeros, románica del siglo Xl, fue armado caballero El Cid. Merece la pena detenerse en esta ciudad y disfrutar de ella, joya del románico.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 24 -- Salamanca


Nos levantamos temprano y fuimos a desayunar a un bar cerca de la Casa de las Conchas donde esta la Biblioteca Municipal (una de muchas por toda la ciudad) ya que yo había reservado el Internet para las 9:00. La ciudad estaba despertando y ya los muchachos de la limpieza estaban por terminar (todos los pueblos grandes o ciudades importantes en España se limpian bien temprano por la mañana echando agua a prpresión "barriendo" con esas maquinas especiales que llegan a las cunetas y succionan la basura). Se ve un gran numero de estudiantes en dirección a las diferentes facultades.

Me metí en la biblioteca y después a un locutorio (donde hay cabinas telefónicas y renta de Internet por 1 Euro la hora) toda la mañana para actualizar el blog. Mientras, Pablo y Julio se dedicaron a buscar un "laundry" para lavar y secar la ropa.

Almorcé por mi cuenta en el Bar El Quijote (menú del día por 9 Euros) ya que los muchachos seguían con la ropa. Regrese a la biblioteca mas tarde y seguí trabajando un rato mas. Nos encontramos en el albergue a las 17:00 para luego dar una vuelta por la ciudad (tomamos un tren turístico que te llevan por los lugares mas importantes), sentarnos en la Plaza Mayor (empezado a construir en el año 1729 y terminado 25 años mas tarde, de estilo barroco, y es quizás la plaza mas imponente y bella de toda España (en mi humilde opinión)), y una visita rápida a la catedral.

Tapeamos algo en Las Caballerizas, bar dentro de las facilidades de la universidad y muy visitado por los estudiantes y facultad y terminamos de comer en el albergue el atún que nos quedaba y queso blanco. Ya eran cerca de las 24:00 y nos retiramos a dormir.

Agustin, que había salido a caminar a El Cubo de la Tierra del Vino, nos llamo y nos dijo que no tratáramos de caminar esa etapa porque estaba muy mal por la construccion de la autovía (lo que nos alerto Victor el día anterior) y nos recomendó que "saltáramos" esa etapa. En principio, podíamos caminar toda la etapa por la nacional 630 pero era muy peligroso. Decidimos no caminar al Cubo y tomar un autobús para después caminar hasta Zamora.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 23 -- Morille a Salamanca (20.3 kms.)


Después de desayunar en el bar Isa (que abrió mas temprano para recibirnos), salimos hacia Salamanca. Una etapa corta pero necesaria para descansar y ponernos al día en el blog, lavar ropa, etc. De hecho, ya habíamos planeado quedarnos 2 días en Salamanca como lo hicimos en Caceres.

Caminamos entre dehesas(campos de ganado o cerdo ibérico) pasando cerca de Miranda de Azan hasta llegar al único montículo de los alrededores donde disfrutamos de la primera vista de la ciudad universitaria de Salamanca. Seguimos en dirección a la ciudad hasta el mismo puente romano sobre el rió Tormes. Atravesando el puente, nos dirigimos en dirección a la catedral nueva (siglo 16, gótica y plateresca) que nos esta muy lejos de la vieja románica que data del siglo 13. Desde ella, tenemos todo cerca para visitar esta histórica y bellas piedras que forman el conjunto monumental de la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad: Plaza Mayor, Universidad, Casa de la Conchas, etc.

Poco se sabe de los orígenes de la ciudad de Salamanca. El primer hecho histórico es la conquista de la ciudad por Anibal en el siglo lll antes de Cristo. Bajo el dominio romano, Helmantica (Salamanca) debió vivir un periodo floreciente, coincidiendo con la construccion , en los tiempos del emperador Trajano, del grandioso puente romano que permitia que la calzada romana cruzara el rió Tormes. Tras la dominación visigoda, Muza-Ben-Noseir se apodera de la ciudad en el año 711. Como corresponde a estas tierras fronterizas, sufre varias conquistas y reconquistas hasta que es recuperada por Ramiro ll. Posteriormente, en 1085, Alfonso Vl encarga a Raimundo de Borgoña la repoblación , en la que participan los mozarabes que ya vivían en los alrededores del puente romano.

Realmente es una ciudad preciosa. Yo creo que es una de las mas espectaculares de España junto a Sevilla en términos de estructuras imponentes e históricas. El ser universitaria, le añade un toque juvenil.

Al llegar a la catedral, nos dirigimos al primer bar para refrescarnos. Nos paramos en el Bar de la Catedral (que hace esquina en la rua mayor) y aquí fue que Pablo introdujo el trago del peregrino en una ceremonia bien solemne (ver fotos). El trago consiste en 2 partes de orujo blanco con una parte de anís, al momento de consumir la bebida se dicen las siguientes palabras: "Con orujo y anis, peregrino feliz". En este bar también probamos una tapita de patatas rebozadas (con chicharrón) que estaban muy buenas y es la especialidad de este bar.

Nos acercamos al albergue que esta detrás de la catedral junto al jardín de Calixto y Melibea. Un albergue muy completo y bien mantenido. Victor, el jefe de los hospitaleros nos recibió con unos voluntarios alemanes (están de hospitaleros por 15 dias) y hablamos con el por un rato. Juan Antonio Hernandez, buen amigo de José Juan Martinez (amigo Barcelones de muchos años) y que fue hospitalero en Salamanca y otros sitios ya había llamado a Victor para indicarle que queríamos estar 2 noches en Salamanca (el peregrino normalmente puede estar una noche) si hubiera espacio. Aquí fue también que Victor nos alerto que tuviesemos cuidado con la proxima etapa a El Cubo de la Tierra del Vino porque estaban trabajando en la autovía y habían cortado el camino encima de que era muy difícil caminar entre las maquinas de construccion (y peligroso).

Encontramos a Agustin en el albergue. Ya había llegado unas horas antes y estaba preocupado porque no nos vio en San Pedro de Rozados. Le contamos.

No teníamos mucho tiempo ya que el albergue cierra a las 22:00 y estos alemanes eran muy estrictos (los hospitaleros pueden ser flexibles pero como buenos alemanes, estos no cedían y cumplian con el horario establecido). Después de asearnos, fuimos a comer con Agustin al bar Le-Mans que esta en la rua mayor cerca de la plaza. Fue una cena rapida de platos combinados (huevos con patatas y jamon, lomo de cerdo, etc.). Regresamos rápidamente al albergue y nos retiramos a dormir.

Hasta la próxima. Manuel

Monday, October 13, 2008

Diario 22 -- Fuenteroble a Morille (31 kms.)


Salimos temprano después de desayunar ya que nos espera una ruta larga y de dificultad alta. Dejamos el sombrero deshilachado de Julio en el albergue como pieza de museo y nos fuimos.

Dejamos Fuenteroble por la carretera que conduce a Casafranca y a un kilómetro aproximadamente, volvimos a coger la calzada que en linea recta nos lleva hasta el paraje conocido por la Fuentesanta, donde quedan algunos restos de un antiguo monasterio. Aquí iniciamos la subida al pico de las Dueñas, la altura mas importante de este camino, donde se alza una gran cruz de Santiago.

Pasamos por muchas fincas de labranzas y ganado. Almorzamos en el camino frutas y pan con atún que habíamos comprado en un pequeño colmado en Fuenteroble. Al pasar por un cruce (ya bastante alto y cerca del pico de las Dueñas), tomamos una ruta equivocada que nos llevo a otro pueblo, San Pedrillo y obviamente no subimos al pico de las Dueñas ni vimos la cruz de Santiago. Aunque estábamos siguiendo las flechas, tomamos por error la ruta de las bicicletas. Ya era muy tarde para regresar y en el bar del pueblo de San Pedrillo, después de las indicaciones de su dueño, tomamos la decisión de seguir hasta el pueblo de Morille y no a San Pedro de Rozados que originalmente estaba en nuestros planes.

Entramos en Morille bastante tarde y fuimos a buscar el albergue que para nuestra sorpresa estaba muy bien con buena calefacción, agua caliente, y muy cerca del bar Isa donde queríamos cenar. De hecho, teníamos todo el albergue para nosotros. En el albergue, encontré un poema escrito por Jesús Lopez Santamaria, que dice así:


"De los Caminos, cojo el que se conserva el calor de tu paso.

Desconozco por que senda regrese hasta ti lo que de mi se aleja. Ya cada atajo que tomo mas lejos me lleva, solitario empeño de querer retornar donde no hay ya comienzo.

Rebosas de frescor aunque pretendas aparentar cansancio y solo encuentro una forma de ausencia que a mi lado camina distanciándote de ti a pesar de que se que en cada paso que de no habrá regreso, solo el vuelo de una ternura que hizo del sendero un manantial de fuego."


Jesús Lopez Santamaria
Morille, 2002

Cenamos en el bar Isa donde su propietaria nos hizo una buena cena (sopa castellana y huevos fritos con patatas, jamon o chorizo) que deleitamos con mucho gusto. Era una etapa larga yestábamos bien cansados.

Dormimos muy bien con los radiadores bien prendidos. Ya de noche la temperatura baja bastante y hay que dormir bien abrigado. Nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 21 -- Calzada de Bejar a Fuenteroble de Salvatierra (20.3 kms.)


Estoy de nuevo accesando el Internet y actualizando el blog después de muchos días. El problema ha sido el no encontrar conexion al Internet y/o no tener el tiempo. En estos momentos, estamos en Ourense a solo 110 kilómetros de Santiago -- casi llegando. Hablaremos mas tarde de esto.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Nos preparamos a salir de Calzada de Bejar. Manuela le preparo a Pablo y Julio un suculento desayuno y salimos. Tomamos las correspondientes fotos del lugar. La ruta es una con algunas cuestas. Pasamos por algunos miliarios romanos, recuperados recientemente, y llegamos a Valverde de Valdecasa, un pequeño pueblo cuyo patrón es Santiago, pero no había ninguna actividad y ningún bar estaba abierto. Descansamos cerca de la iglesia y muy pronto entramos en la calzada recientemente restaurada hasta Fuenteroble de Salvatierra.

Fuenteroble es uno de los pueblos mas hospitalarios de la Vía de la Plata. El párroco, Don Blas, ayudado por los vecinos, emprendió la reconstrucción de la casa parroquial, que es hoy uno de los albergues mas acogedores del camino. La amabilidad de sus gentes hacen que el peregrino se sienta reconfortado después de la dureza de la etapa. Antes de llegar al albergue, nos paramos en el primer bar (parte del protocolo a seguir) y, viendo que el sombrero de Julio estaba bien malito (despedazado), un cliente del bar fue a su carro y le regalo otro a Julio. Esta es la gente de Fuenteroble y la magia del camino.

Entramos en el albergue y nos recibió Bruno, el hospitalero, -- italiano voluntario por 30 días -- que nos sello la credencial y nos mostró el albergue. Nos adentramos al salón comedor y nos encontramos a Agustin hablando con Blas, el párroco (formalmente, el es Padre Blas, pero le gusta que lo llamen Blas nada mas). Nos presentamos y Blas rápidamente nos invito a almorzar (eran las 16:00) que gentilmente (y con mucho apetito) aceptamos. Nos sirvieron un cocido de vegetales preparado por Dionisio, un voluntario que lleva 8 años trabajando en el albergue junto a Blas -- una persona muy pintoresca que ha hecho de todo en la vida, desde minero, trabajando en la viñas, cocinero, bohemio, etc. Todo un personaje.

Algo nos llamo la atención cuando estábamos en el salón comedor. Vimos a Agustin hablando con Blas acerca de dinero y supimos mas tarde que Agustin le estaba preguntando a Blas si en el pueblo había un cajero automático ya que el precisaba dinero en efectivo para la proxima etapa. Blas le dijo que no había cajeros automático pero que el le prestaba 30 Euros para que pudiera resolver hasta encontrar un cajero. Agustin acepto no sin antes decirle a Blas como era posible que le prestara dinero a un desconocido. Blas le dijo que no se preocupara. Este es el Padre Blas, tremendo individuo.

Da la casualidad que este era el ultimo día de las fiestas patronales del pueblo y Blas nos invito a una actividad del Coro de la Mujeres de Fuenteroble en el centro cívico no muy lejos del albergue y de la ermita que se esta recondicionando. Esta actividad, muy nutrida por los vecinos de Fuenteroble, consistía de algunas 15 mujeres (de todos los años pero la mayoría ya bastante "senior") cantando canciones en castellano tales como:


  • Ay que montañas

  • Anton, Anton

  • Ronda

  • Las Calabazas

  • Sotas Toledanas

  • Sevilla

El grupo de mujeres canto muy bien. Aparentemente son canciones muy castellanas de muchisimos años. También hubo una sección de chistes de varios colores. Flora, la que contaba los chistes, se esmeraba muy bien en contarlos y lo hacia muy bien. Uno de los chistes de color leve decía así: "En una reunión importante en una casa, la dueña le pidió a su hijo que no molestara pero, si tenia que ir al baño, dijera que quería ir a América (en vez de decir que iba a orinar o hacer el numero 2). El niño estuvo de acuerdo. En medio de la reunión, a el niño le dieron ganas de ir al baño y fue a donde su mama y le dijo que quería ir a América. La madre asintió y, cuando el niño se movía hacia el baño, una de las personas que estaban en la casa le pregunto al niño que a donde en America iba a ir: el contesto a Chicago .... "

La actividad en general fue muy buena. Después hubo una rifa para recolectar fondos para la ermita. Salimos de la actividad y nos dirigimos al albergue a asearnos (todavía estábamos con la misma ropa; en la actividad, estábamos muy preocupados por nuestra facha --no es la la fecha si no la facha como diría un gran amigo, Raymond Martinez -- y los "olores" que se desprendían ) para prepararnos para la cena (que Blas nos invito) junto a otros bicigrinos que habían llegado (eran Asturianos y Gallegos haciendo el camino). Un francés bicigrino que acababa de llegar, sorprendió a Julio dándole una camiseta que el había perdido unos 100 kilómetros atrás; un peregrino alemán la había encontrado y se la dio al bicigrino por si acaso veía al boricua. De nuevo, el camino te da sorpresas.

Nos sentamos en la mesa de una sala grandisima donde Blas guarda libros, aperos para los carros en actividades similares a las romerías andaluzas, cuadros, cacivaches, etc. Eramos 20 personas y Bruno mas otros voluntarios (incluyendo nosotros) sirvieron todos los platos que se cocinaron: huevos fritos, chorizos a la brasa, salchichas, filete de jabalí, sopa de vegetales, ensalada, y otras cosas mas. Servimos vino (que habiamos comprado en el colmado del pueblo) de batalla (1.80 Euros la botella) y de postre, Blas nos sorprendió con unas moras de la región en su salsa dulce.

Después de la cena, nos quedamos un rato en la entremesa compartiendo experiencias y hablando de todo un poco. Blas nos enseño un montón de cosas que tenia en la sala. Los Asturianos nos preguntaban a nosotros, los puertorriqueños, sobre la isla, status, clima, calidad de vida, etc. Mera curiosidad de parte de ellos.

Ya al final, Julio, Agustin y yo (Pablo se quedo descansando) fuimos al bar mas cercano para unos chupitos. Todo el pueblo estaba allí; luego, como a las 23:00, fuimos al centro civico a escuchar a un grupo musical tocando viejas canciones (y algunas nuevas para la muchacheria). Muchos de los vecinos del pueblo estaban bailando paso doble, vals, boleros, y hasta una música que se parecía a la cumbia Colombiana.

Ya era tarde y estaba haciendo frío. Nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Thursday, October 2, 2008

Diario 20 -- Aldeanueva a Calzada de Bejar (22.3 kms)


Desayunamos en el bar del pensionado tostadas con mantequilla y mermelada excepto por Julio que se "esmando" le metió mano a 2 huevos con patatas mas las tostadas. Todo un festín. Pablo y yo aprovechamos y nos fuimos al colmado (Alimentación Carmen) y compramos el pimentón mas atún y pan para comérnoslos mas tarde. Salimos a caminar y tomamos la carretera hacia Baños de Montemayor y después la reconstruida calzada hasta la entrada del pueblo.

El pueblo de Baños tiene su origen en los baños de aguas termales con fama de curativas cuyos restos de época romana se conservan.

Nos paramos a descansar en un bar/hostal que se construyó en el 1816 en el centro de Baños no muy lejos de una plaza con una placa que se recuerda que aquí nació Santa Rosa de Lima. Salimos por la calzada reconstruida y subimos despacio por una cuesta impresionante (que tumba a cualquiera) hasta una fuente donde vemos el hermoso valle con el embalse de Baños en la distancia.

Por carretera alcanzamos Puerto de Bejar después de pasar la frontera entre Extremadura y Castilla-Leon y entrar en la provincia de Salamanca. Ya en el camino/calzada pasamos por una fabrica de hogazas (empanada de atún y chorizo parecida a la empanada gallega) y compramos una bastante grande para comerla mas tarde. En una bajada fuerte y difícil (especialmente para mi; me afecta la rodilla y los dedos del pie y forzosamente tengo que ir despacio), llegamos al puente de la Magdalena popularmente llamado de La Malena. Allí descansamos y nos comimos la hogaza; eran las 15:00.

Cruzamos la carretera y seguimos recto por la calzada hasta que sube bruscamente (bien fuerte) para después suavizarse hasta llegar de nuevo a la calzada donde vemos rápidamente el albergue privado Alba-Soraya, administrado por Manuela. Entramos por la calle principal, que es también calzada, de este pequeño pueblo (de 60 habitantes) donde podemos admirar la arquitectura medieval que aun conserva. Después de dejar la mochila en el albergue dimos una vuelta por el pueblo y nos refrescamos en el único bar del pueblo. Nos encontramos a Agustin en el albergue; el italiano paso por el pueblo y siguió hasta el proximo -- mucha prisa; a veces uno se pregunta para que.

Regresamos al albergue y nos comimos el atún con pan que habíamos comprado en Aldeanueva. En el bar, compramos vino de la tierra. Después de comer, Julio y yo nos fuimos al bar a ver el juego de fútbol (Agustin estaba allí y nos había invitado) y tomar café y chupito. Tan pronto el juego termino, nos retiramos a dormir. Ya se siente el frio y hay que caminar con un "jersey" o jacket para estar bien.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 19 -- Arcos de Cáparra a Aldenueva del Camino (18 kms.)


Desayunamos temprano en el hostal. Llamamos a un taxi para que nos llevara de vuelta a Cáparra y pagamos la cuenta. En Cáparra, procedimos a tomar fotos, caminar por la ruinas y visitar un museo en que nos enseñaron un bonito vídeo de como era Cáparra en el siglo l DC. Obviamente, era una ciudad importante en la Vía de la Plata donde pasaban muchos mercaderes que iban o salían de Merida hasta el otro punto importante en la Vía, la ciudad de Astorga en el norte.

Nos quedamos hasta medio día y nos preparamos a caminar. Una de las personas del museo señalo hacia el cielo y nos dijo que viéramos a varios buitres volando y Pablo le dijo que nos estaban siguiendo ya por varias etapas para ver quien de nosotros tres caía en el camino. En el camino, nos encontramos a Agustin (59 años), un peregrino Español (de Guijon, Asturias) que su hobby es caminar -- ya ha hecho el francés y esta en la Plata. También ha hecho el camino del Cid que empieza cerca de Burgos y termina en Valencia, creo. Una persona muy pintoresca que conoce bastante sobre la España histórica. También, nos encontramos con un peregrino Italiano (66 años) que quiere llegar a Santiago bien rápido. Camina como un loco; se levanta al amanecer y camina mas de 40 kilómetros al día. Tremendo.

Seguimos el camino desde el Arco en dirección a Aldeanueva. Caminamos bastante por la carretera y, cerca de un cruce importante, llegamos a un bar para almorzar. Eran las 15:00. El bar Parrilla se dedica a carnes en la parrilla como su nombre indica. Nos sirvieron de primero unas patatas revueltas con chorizo y chicharrón que estaban de maravilla y después, filete de ternera (Manuel), churrasco (Julio) y lomo de cerdo para Pablo. Postre y vino de la casa. Estábamos super llenos y nos quedaban 8 kilómetros. No es fácil.

Seguimos`por la carretera nacional 630 y nos encontramos con el camino cerca del pueblo. Después de comer tanto, se encuentra uno bien lento y mas agotado que nunca. El sol tampoco ayuda.

Entrando al pueblo, pronto vimos el albergue municipal administrado por Doña Balbina que nos sello la credencial y nos cobro (por voluntad) 5 Euros por cabeza. Nos fuimos a visitar el pueblo tan pronto dejamos las mochilas y cambiamos de zapato; nos refrescarnos, y tomamos fotos. Un puente medieval divide el bonito pueblo. En el bar de la casa del pensionado, Pablo se comió una hamburguesa que se veía muy bien y Julio una ración pequeña de callos a la madrileña que yo probé y no la encontré muy buena. A Julio le gusto. La encontré con mucho pimentón agridulce (típico de la región y especialmente de este pueblo -- de hecho, compre varias latas de pimentón al día siguiente para llevar a casa ; tienen sabor dulce, picante, y agridulce).

Regresamos al albergue y, después de asearnos, liquidamos la morcilla que habíamos comprado en Aldehuela del Jerte con pan bajado con vino que compramos en el bar del pensionado.

Nos retiramos a dormir. Ya esta haciendo un poco de frío.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 18 -- Galisteo a Arcos de Cáparra ( 31 kms.)


Después de desayunar en Los Emigrantes, fuimos a dar un "tour" de la ciudad amurallada. Nos subimos a la muralla y caminamos por toda la ella rodeando el pueblo; muy bonito todo especialmente, como el pueblo esta alto, se divisa toda la comarca. La muralla se mantiene en muy buenas condiciones.

Salimos del pueblo en dirección Aldehuela del Jerte; fue una recta de 6 kilómetros que lo hicimos en una hora. En Aldehuela, compramos unos refrescos y "morcilla" local (un tipo de chorizo y no la tradicional morcilla de sangre que conocemos) para comérnosla mas tarde. De Aldehuela, llegamos a Carcaboso donde se conservan aquí varios miliarios recuperados (ver fotos) en la portada de su recién restaurada iglesia dedicada a Santiago.

En Carcaboso conocimos a la muy simpática e interesante Doña Elena (ver fotos), una señora de ya algunos años propietaria de un bonito albergue (que visitamos) y un bar administrado por su hija. Doña Elena es ya una leyenda en la Ruta de la Plata; todos la conocen. Ella es muy celosa con los peregrinos y les quiere hacer la vida fácil. En el bar de Doña Elena, nos refrescamos y yo me fui un momento a la biblioteca publica, que estaba cerca, a ver el correo mientras Julio y Pablo se quedaron hablando con Doña Elena. Nos enseño el albergue (11 Euros por día) y lo encontramos super excelente y muy bien cuidado. Todos los cuartos tienen baños privados. Lástima que nosotros ya estábamos en ruta a otro pueblo si no nos hubiesemos quedado.

Nos encontramos el peregrimo Cantabro y nos dijo que se había perdido (por segunda vez) y recorrio 18 kilómetros de mas -- nos dijo que estaba explotado y se iba a quedar en el albergue de Doña Elena para descansar. Eran las 14:30. Doña Elena nos recomendó almorzar en Carcaboso y nos dijo que fuéramos a el Bar Las Golondrinas que comimos: (1) ensalada verde para compartir, sopa de fideos, (2) lomo (de nuevo, Pablo) y pollo.

Después de almorzar, fuimos a ver a Doña Elena para que nos diera instrucciones para salir del pueblo y nos recomendase un albergue. Así lo hizo. Nos recomendó que nos quedasemos en el Hostal Asturias no muy lejos de Arcos de Cáparra (tan pronto lleguemos al Arco, nos recogen en una furgoneta e y nos llevan al hostal sin costo alguno) -- Doña Elena personalmente llamo a Oscar (el dueño del hostal) para reservar. Del Arco al Hostal son como 10 kilómetros. Originalmente habíamos planeado quedarnos en Oliva de Plasencia pero Doña Elena nos sugirió el Hostal para no desviarnos mucho del camino y mas o menos el costó iba a ser lo mismo.

Salimos del pueblo y rápidamente agarramos el camino que coincide con la calzada. Pasa,os el canal del Jerte, fincas de encinas, vallas de piedra, portelas, y poco a poco nos acercamos a Venta Quemada, que es una casa privada. Allí descansamos un rato y seguimos en dirección al Arco por el camino/calzada por aproximadamente 5 kilómetros. Cuando la calzada se va estrechando debido a la maleza, va quedando poco para descubrir el arco cuadriforme de Caparra, impresionante en su soledad. Descansamos un rato y llamamos al hotel para que nos recogieran. Ya era de noche (20:30) y empezaba a hacer frió.

Roberto del hostal Asturias nos recogió y nos llevó al hostal que se veía muy bien. Nos aseamos y refrescamos y nos preparamos para cenar en el hostal que todavía nos ofrecían el menú del día. En el bar, antes de cenar, nos dieron de aperitivos unos pinchos de morro de cerdo (la cara del cerdo) en salsa.

Cenamos muy bien: De (1) alubias con chorizos y, (2) huevos fritos con patatas (yo), lomo para Pablo y otra carne para Julio. Postre y vino de la casa.

Nos retiramos a dormir no sin antes curarme de 2 ampollas que se me formaron. Pablo fue el enfermero que brego con las ampollas usando el método tradicional (perforar la ampolla dejando un hilo para que drene). Nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 17 -- Cañaveral a Galisteo (28.5 kms.)


Después de desayunar en el Bar Málaga, salimos de Cañaveral y rápido agarramos una subida impresionante en ruta al puerto de las Castaños, la parte mas alta de Cañaveral.

Pablo había salido primero y lo alcanzamos en el primer descanso bajando los Castaños. Los tres seguimos hasta Grimaldo donde íbamos a refrescarnos en el primer bar. Llegue primero al bar (bar Grimaldo al lado del albergue municipal) y me dispuse a esperarlos tomándome una rica fanta de naranja bien fría. No venían. Los llame y me dijeron que estaban cerca. Yo seguía esperando y ya habían pasado mas de 30 minutos y llame a Julio de nuevo. Aparentemente se habían perdido. Pablo le pregunto a una señora que se encontró (muchas preguntas; no es bueno eso; señal de no estar en control) sobre el pueblo y ella lo envió a una ruta equivocada y Julio, como cordero sumiso, lo siguió. Finalmente, se dieron cuenta que estaban mal, regresaron y se aparecieron en el bar. Habían recorrido como 3 kilómetros de mas. En resumen, estuve en el bar 2 horas.

Ordenamos unos bocadillos para llevárnoslos y comérnoslos en el camino. De Grimaldo a Galisteo son como 20 kilómetros; ya habíamos recorrido 8.8 kms. Pasamos varias fincas valladas hasta llegar a la presa de Riolobos; agarramos carretera por 1 kilómetro y luego nos metimos a otra finca en dirección a Galisteo. Vemos el pueblo en la distancia y ocurre lo de siempre -- mientras mas caminamos hacia el pueblo, mas lejos se ve. Es frustrante.

Finalmente, después de caminar varias cuestas dificiles y empinadas, entramos en la hermosa villa amurallada de Galisteo (la muralla cubre todo el pueblo).

Fuimos al albergue turístico (6 Euros ) pero no nos gustó. Un bar privado (Los Emigrantes) nos indico que podíamos quedarnos en una habitación que tenían por 8 Euros y así lo hicimos. Ya era de noche. Nos aseamos y bajamos a comer al mismo bar. Tienen un menú por 8 Euros que consistía en: (1) judías verdes con patatas; y, (2) pescado con patatas para Pablo (al fin, cambió) y carne para nosotros dos. Tomamos vino de la casa y postre (flan casero). Obviamente, no podía faltar el chupito de orujo para terminar después del café. Conocimos al dueño, una persona bien simpática y oriunda de Galisteo que nos hablo del pueblo (viven 1,500 personas). Ya era muy tarde y nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 16 -- Casar de Caceres a Cañaveral (39.4 kms.)


Nos espera una etapa larga hasta Cañaveral. Salimos por la calle larga dejando la ermita de Santiago a la derecha siguiendo nuestro camino que hoy nos depara la visión de varios miliarios y tramos de calzada romana que, milagrosamente, se han conservado.

Pasamos por muchas fincas de ganado y ovejas hasta, después de un largo recorrido difícil, nos encontramos la carretera nacional 630. Cruzamos los ríos Almonte y Tajo por carretera hasta casi llegar al albergue del embalse de Alcantara. No nos quedamos aquí; seguimos hacia Cañaveral que llegamos a las 20:00 bastante cansados.

Después de varios tropezones, finalmente me caí. Me enrede con unas piedras bajando una cuesta no muy lejos de Cañaveral, caí raspandome la rodilla derecha y parte del brazo incluyendo algunos dedos. No fue grave. Me incorpore rápidamente y me empecé a curar mas adelante con la ayuda de Julio (que venia unos pasos atrás -- después me dijo que me había visto caer). Todo se cumple; finalmente, vertí sangre en el camino. Ya Pablo y yo pertenecemos a la Orden Especial de Caballeros con Sangre en el Camino. Falta Julio (si no se cae por su cuenta, lo empujamos -- no le deseamos mal, pero lo queremos en la Orden y solo necesita que se "pele" un poco la rodilla). Por supuesto es broma; el nos dijo que se iba a pinchar un poquito para que caiga una gota de sangre.

Fuimos directamente al Hostal Malaga donde recogimos las llaves del albergue municipal. Aquí nos encontramos a 2 bicigrinos alemanes que están haciendo el camino. El albergue esta un poco dejado; no tiene agua caliente (el termo o calentador no funcionaba), las sabanas parece que hace tiempo no las limpian (tuvimos que utilizar el saco de dormir), la estufa de gas no funciona (el horno, si), y le hace falta un poco de pintura y limpieza en general). Creo que el albergue, que esta siendo administrado por el Hostal Malaga, no esta siendo bien cuidado por la gente del Málaga.

Después de asearnos, calentamos el arroz pollo en el horno y lo bajamos con vino tinto local. Nos retiramos a dormir.

Hasta la proxima. Manuel

Diario 15 -- Caceres a Casar de Caceres (11.3 kms.)


Finalmente puedo actualizar el blog. Desde hace días, no hemos podido encontrar una conexion al Internet por todos los pueblos que hemos pasado. Ayer tarde llegamos a Salamanca y hoy estoy en la biblioteca publica tratando de ponerme al día.

-----------------------------------------------------------------

Antes de empezar este diario numero 15 y dado que ayer 23 de Septiembre era el aniversario del Grito de Lares (y del asesinato de Filiberto Ojeda Rios), quiero poner por escrito el Himno de de Lares que Pablo gentilmente nos cantó el día de ayer:
--------------------------------------------
En las seculares montañas de Lares,
y en combate con la adversidad,
nuestros padres lanzaron el Grito,
aquel primer grito de la Libertad.

Nuestros padres soñaron un día,
una patria feliz conquistar
y murieron sin ver realizado
su sueño inmaculado de
Patria y Libertad.

Brazo de Oro, que fue en Puerto Rico
la mas noble y valiente mujer,
Brazo de Oro bordó la bandera
que los puertorriqueños sabremos defender.

La blanca cruz en ella significa
ansias de Patria y Redención,
el rojo la sangre vertida por
los heroes de la revolución
y la estrella en azul soledad

Libertad, Libertad, Libertad, ...Libertaad
---------------------------------------------
Desayunamos en el albergue de Caceres la dieta diaria matutina, pagamos, nos sellaron las credenciales y salimos en rumbo a Casar de Caceres no muy lejos de Caceres. Decidimos dividir esta dura etapa de 45 kilómetros en dos: la de hoy de 11.3 kilómetros y mañana, después de un buen descanso, de 33.7 kilometros.

Salimos de Caceres en dirección a Casar por la carretera que sale justo al lado de la plaza de toros. Seguimos por la carretera bastantes kilómetros hasta llegar a un camino que nos lleva a Casar.

Llegamos a Casar a las 15:00 y fuimos directamente al albergue que esta al frente del ayuntamiento. Un albergue muy completo, buenos baños, cocina equipada, y .... gratis. Nos recibió un peregrino Cántabro que ya nos habiamos encontrado en el camino. Antes de encontrarnos con este peregrino en el camino, saludamos a un pastor (ovejero como diria Julio) con su rebaño y 2 perros ayudandolo. Lucia cansado ya que parece estaba con sus ovejas desde muy temprano. Nos dijo: " ...ustedes los peregrinos son como langostos, se mueven de este a oeste". Nos tomamos una foto con el pastor que, al yo preguntar como se llamaban los perros, me contesto: "... cualquier cosa".

Fuimos a almorzar al Bar Majuca cerca del albergue. Nos atendió una señora muy amable y nos selló la credencial. Almorzamos: (1) ensalada y paella (Julio y Pablo); y, (2) pollo, lomo (para Pablo) y merluza a la romana para mi. Postre y vino de la casa. Luego, Pablo y Julio se fueron a descansar al albergue y yo me fui a la biblioteca no sin antes pasar a comprar unos ingredientes para hacer un arroz con pollo para celebrar el Grito de Lares.

Ya de regreso de la biblioteca (muy buena y muy bien equipada para un pueblo pequeño) comencé a preparar el arroz con pollo; adobé bien el pollo con el adobo que traje de Puerto Rico y continuamos la preparación. Pablo me ayudó en la cocina. Quedó muy bien (de acuerdo a Pablo y Julio) y nos dimos tremenda cena bajada con vino de la region, ribera del Guadiana. Antes de comer el arroz, deleitamos nuestro paladar con el queso de la tierra que se llama igual que el pueblo, Casar de Caceres y estaba buenisimo y sabroso. Sobro bastante arroz y lo guardamos para la proxima etapa.

Casar de Caceres es famoso por su exquisita tarta de queso cremoso de oveja, también lo es por su iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asuncion, con un precioso retablo que no pudimos visitar. Es un pueblo grande en extensión y de corazón donde los peregrinos som bienvenidos.

Hasta la proxima. Manuel

Thursday, September 25, 2008

Diario 14 -- Caceres


Nos quedamos en Caceres todo el día para bregar con las cosas pendientes que teníamos (blog, lavar ropa, descansar después de la gran caminata) y ver bien la ciudad especialmente la parte histórica.

Aprovecho esta oportunidad ya que estamos en Caceres para saludar a un gran amigo querido de Puerto Rico, Don Julio Caceres, que honra con su apellido paterno esta hermosa ciudad de Extremadura.

Salí temprano del albergue y me fui a la biblioteca publica nacional a conectarme al Internet. Un edificio grande y con todas las facilidades: obviamente libros , Internet, periódicos del día, revistas, etc, y todo esto gratis para la comunidad -- es interesante e impresionante ver el énfasis que le da el estado Español a las bibliotecas; por todos los pueblos que hemos pasado, grandes o pequeños, existe una biblioteca para servir a la comunidad con servicios, aparte de libros que prestan como toda biblioteca, tales como Internet, vídeos, películas, etc. Estuve trabajando hasta las 13:00 y después me encontré con Pablo y Julio para almorzar (Pablo y Julio habían estado buscando un sitio para lavar la ropa mientras yo estaba en la biblioteca).

Almorzamos en un restaurante de la Plaza San Juan detrás del ayuntamiento. Tomamos el menú del día (es el mas barato y suele ser muy bueno) que consistía en: (1) migas a la extremeña, plato surtido de cerdo ibérico, y (2) ternera guisada con patatas y lomo de cerdo en vino de Oporto (para Pablo, obviamente) todo con el vino extremeño de la casa. Antes de seguir, quiero felicitar a Victor Rivera Esteras por contestar correctamente la pregunta que hice hace unos diarios atrás sobre quien fue el que pidió lomo en una comida que tuvimos -- la contestación fue Pablo (quien otro). Bravo por Victor, que estuvo conmigo en el camino francés hace 2 años. El postre: sandía. Estuvo todo muy bien y el costo fue de 13 Euros por persona, un poco mas caro de lo normal por estar en zona turística.

Después del almuerzo, descansamos un poco (yo me metí de nuevo en la biblioteca) y , mas tarde, nos encontramos al frente de la oficina de turismo para coger un "tour" hablado de la Ciudad Monumental que es super impresionante por el numero de palacios, plazas, muralla de defensa, y todo el ambiente único de una ciudad medieval.El tour estuvo muy bien hecho por una guia de la ciudad que sabia muy bien lo que estaba haciendo y conocía al dedillo todo sobre el casco antiguo. Para que ustedes vean como Pablo se ha metido de lleno en la madre patria, el le pregunto a un matrimonio que también estaba en el tour de donde venían y lo hizo de esta forma y con estas palabras: ¿De donde sois? Encima de esto, ya esta hablando con acento de aquí. Así es el camino; cambia a las personas.Al finalizar el tour, Pablo y Julio fueron a recoger la ropa del "laundry" y yo me metí de nuevo en la biblioteca y luego nos marchamos al albergue.

En ruta al albergue, compramos atún, pan, sobreasada de chorizo, y vino de la región para cenar en la habitación del albergue.También en ruta al albergue, paramos en una farmacia a comprar varias cosas: valtorem (antiinflamatorio), compet (para ampollas) y un frasco de pildoras homeopaticas que me recomendaron para la inflamacion. Ya estamos sintiendo los efectos de la caminata: Julio con una ampolla que esta curándola (con el metodo tradicional de drenarla perforandola y dejar un hilo en ella), Pablo con una ampolla pequeña que no le molesta mucho, y yo con la parte atrás de la pierna derecha inflamada (y con dolor) mas una pequeña ampolla. Todo esto es normal después de caminar tanto y es parte del camino. Como nos decia Zichy, el peregrino brasileño que hizo el francés con nosotros: cada ampolla que le surgia era un pecado a expiar.Después de comer nos retiramos a dormir.

Sobre Caceres: Los primeros vestigios de cierta entidad corresponden a la época romana, considerandose que la actual ciudad surgió con la colonia Norba Caesarina, fundada con los veteranos de campamentos militares hacia el año 25 AC por el consul Lucio Cornelio Balbo. Tras los romanos y después de un periodo de despoblamiento llegan los árabes, que reconstruyen el núcleo intramuros y reedifican la muralla y las torres. Con la definitiva reconquista cristiana en 1229 por Alfonso lX, la ciudad se convierte en una villa libre de realengo. Es a partir de esa fecha cuando se empezaron a construir casas solariegas, palacios señoriales, ermitas, iglesias y conventos que han hecho de esta ciudad un solido conjunto histórico-artístico, reconocido entre los mas importantes del Continente por su magnifico estado de conservacion. Por ello fue declarada Monumento Nacional en el año 1949 y en 1986 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La Comunidad Autónoma la eligió Capital Cultural de Extremadura y recientemente ha presentado su candidatura para ser Ciudad Europea de la Cultura en el 2016.

Hasta la proxima. Manuel